Granátula de Calatrava

Con una población de 896 habitantes y una superficie de 152 kilómetros cuadrados, la villa de Granátula de Calatrava está situada en la zona central del Campo de Calatrava, goza de una privilegiada situación, ya que domina una amplia zona del valle del Jabalón con caminos naturales que la unen con Levante, Andalucía y la Submeseta norte. Limita al Norte con Almagro y Valenzuela de Calatrava, al Este con moral de Calatrava, al Sur con Calzada de Calatrava y al Noroeste con Aldea del Rey. El origen de su nombre ha sido objeto de controversia, por lo que unanimamente no es aceptada ninguna etimología concreta, pero el historiador Hervás, citando a Conde, cree que el vocablo Granata es latino, significando granero pequeño como alusión a la fertilidad de su suelo, el que pudo ser aceptado por los árabes y pasar así nuevamente a nuestro idioma, también es posible que análogamente a Valenzuela, diminutivo de Valencia y ambas aldeas de Almagro, el nombre de Granátula posiblemente sea derivada de Granada. El término de Granátula es particularmente rico en restos arqueológicos de varias épocas, concurriendo en ello su situación en medio de varios pasos naturales y estar atravesado en toda su anchura por el más importante afluente del Guadiana por su margen izquierda; estos factores determinaron la localización de importantes caminos, después convertidos en vías por los romanos, que se cruzan en el centro del término, vías que en su mayor parte son utilizadas como Cañadas Ganaderas, además de un estimable número de puentes y molinos, algunos de los cuales se utilizaron por los Caminos Reales Cristianos. Todo ello, sin contar las principales estaciones arqueológicas de Oreto, Alacranejo, Añavete, Montanchuelos, etc.

De épocas más primitivas, podría señalarse, en los cerros próximos al pueblo, la llamada 'Piedra donde aró Cristo", que posiblemente solo consista en las huellas de primitivos animales sobre el terreno antes de petrificarse, análogas a la que existen en la sierra del Moral y otros puntos de la provincia. En los dos principales sitios de interés arqueológico del término, Oreto y Añavete, se encuentran restos neolíticos y de las culturas prerromanas, lo que indica una continua habitación humana de acuerdo con sus favorables condiciones; y de la época romana y visigoda son relevantes los restos que hasta nosotros han llegado; también sabemos que durante la dominación musulmana fue probablemente destruida la ciudad de Oreto, entonces conocida como Urit, siendo sus pobladores trasladados obligatoriamente a Calatrava, por lo que suponemos que Granátula no debía pasar entonces de ser una pequeña alquería. Hasta el siglo XIII no se tiene constancia escrita de la existencia de Granátula de Calatrava, pero parece ser que allá por el siglo VI-VII ya había casas, sepulturas y cerámica. En el período que abarca los siglos VIII-XIII se observa por la calidad de la cerámica encontrada que existía una pequeña población en Granátula. En los siglos XIII y XIV Granátula se componía de unas decenas de vecinos. Pero ya en el siglo XV Granatula sería una pequeña aldea cuya economía se basaba en la ganadería y la agricultura del cereal y la viña. La economía en esta época sigue siendo la agricultura y la ganadería, y así seguiría hasta el siglo XX.