Valenzuela de Calatrava

Valenzuela de Calatrava es un pequeño municipio de base agrícola en la provincia de Ciudad Real, enclavado en el pequeño valle formado por el arroyo Pellejero. Limita al O con Almagro, que lo rodea por el N hasta el E, por el E y SE con Granátula de Calatrava y por el SO con Aldea del Rey. Cuenta con una población de 770 habitantes y su término municipal abarca una superficie de poco más de 44 kilómetros cuadrados. En él son famosas sus fuentes de agua gasificadas tanto en las fuentes públicas como en las casas. El nombre de Valenzuela parece ser que deriva de un diminutivo de Valencia por su situación en zona de huertas. La principal actividad económica del municipio es el sector servicios. Le siguen la construcción, la agricultura y la industria. La mitad de la superficie agrícola está dedicada a herbáceos, el 28,32% a leñosos, el 15,86% a pastos, y el 2,49 a especies forestales. El 80% de los establecimientos de servicios se dedican al comercio al por menor . Durante toda la Edad Media Valenzuela pleiteó con el fin de conseguir su independencia. Don Juan Núñez de Prado, cedió a los vecinos del pueblo la Dehesa del Júcar de la Nava (1322) para que sus rebaños pudieran pastar, lo que contribuyó enormemente a su repoblación. Poco tiempo después las epidemias y el hambre disminuyeron notablemente la población, reduciéndose a solo 13 vecinos en 1507 por lo que la Chancillería de Granada condenó a Valenzuela a ser de nuevo aldea de Almagro. La tan ansiada libertad no llegará hasta 1538, cuando Valenzuela recupere la categoría de"villa de por sí con jurisdicción alta y baja, y mero, y mixto imperio como antes solía". Pero no de forma gratuita sino mediante pago de 2.000 ducados de la villa a la Real Hacienda, necesarios para las guerras que Carlos I llevaba a cabo en Europa y el Mediterráneo. Poco tiempo conservará Valenzuela su libertad. En 1554 la princesa Doña Juana, acogiéndose a las autorizaciones pontificias para enajenar y vender bienes y vasallos de las Ordenes Militares, vende la villa, su término y jurisdicción a Diego Alfonso de Madrid, regidor de la Ciudad de Almagro, que se convierte así en Señor de Valenzuela. Descendientes de este primer Señor serán los Zúñiga, que ascenderán a la hidalguía y gobernaran la villa durante el siglo XVII, y posteriormente los Osorio que en 1773 conseguirán el Marquesado de Torremejía como pago a sus servicios de armas en Italia, gozando de prerrogativas y derechos aún después de suprimido el señorío en el siglo XIX.