Juan Carlos Moraleda: “Gracias a la AD Campo de Calatrava los ayuntamientos de la comarca podemos costear importantes proyectos, lo que sería imposible de otra forma”

En pleno corazón de la comarca del Campo de Calatrava encontramos la pequeña localidad de Ballesteros de Calatrava, un pueblo que, pese a su escaso número de habitantes, lucha con sentimientos compartidos por mantener vivas sus tradiciones y por frenar la despoblación que tanto amenaza a estos pequeños núcleos rurales.

El alcalde de este municipio, Juan Carlos Moraleda, quien lleva al frente del Consistorio desde 2007, asume con esperanza e ilusión una nueva etapa en el cargo y confía en la Asociación para el Desarrollo del Campo de Calatrava, a la cual pertenecen desde sus inicios, para que continúe siendo su pilar de apoyo.

P: La Asociación para el Desarrollo del Campo de Calatrava concedió al Ayuntamiento de Ballesteros el pasado año una subvención por valor de 174.874,22 euros dentro de la segunda convocatoria de ayudas LEADER, para desarrollar el proyecto “Cultura y mujer S.XXI”. ¿Cómo se ha realizado finalmente esta obra?

R: Se trata de un proyecto que está casi culminado y que se une al realizado en 2011, de reforma del antiguo lavadero del municipio, también gracias a la ayuda económica por parte de la AD Campo de Calatrava, con 200.000 euros, procedente de financiación europea, nacional y regional. De esta forma, este lavadero tradicional se convirtió en un centro de interpretación de la ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) del Campo de Calatrava, manteniendo toda su arquitectura tradicional, la estructura de las pilas y la popular fórmula de lavado de la primera mitad del siglo XX.

Con esta restauración del arquitecto Antonio García, se pretendía homenajear a la mujer rural del pueblo, a su esfuerzo, y, a la vez, un sitio de felicidad, donde los niños jugábamos en el prado, mientras nuestras madres y abuelas, durante decenas de años, bajaban a lavar la ropa hasta este paraje a la salida del pueblo.

Ahora se ha querido continuar en esta línea de reconocimiento a la mujer, que a la vez supone un embellecimiento del pueblo, con la reforma del parque y adquisición del terreno donde en los años 60 se ubicaba el cine de verano, y el itinerario que parte desde el centro del municipio con un recorrido que termina justo en el paseo del lavadero, enlazando así el parque con el propio lavadero. Estas obras podrán verse terminadas el próximo mes de agosto, mientras que las esculturas, que representan diferentes figuras de la mujer, se colocarán a finales de año.

Además hemos querido que nuestros habitantes fueran partícipes del proyecto en todo momento, por lo que el diseño del parque ha sido elegido por el propio pueblo. Propusimos varios modelos y la gente, a través de Facebook, pudo votar el que más le gustaba.

P: Algo que hubiera sido muy complicado de afrontar únicamente por parte del Ayuntamiento. ¿Cómo valoras esta ayuda por parte del Grupo de Desarrollo?

R: Sin duda alguna, hubiera sido imposible. Nosotros asumimos en torno a un 10% del total de la inversión, y, gracias a la AD Campo de Calatrava, podemos costear grandes cosas como estas, porque, de lo contrario, un ayuntamiento tan pequeño como el nuestro no podría hacer frente a estos gastos.

Considero que la Asociación para el Desarrollo del Campo de Calatrava es una herramienta muy útil para distribuir de manera eficaz estos recursos económicos entre ayuntamientos y particulares, pertenecientes a los 15 municipios de la comarca. Además de trabajar, todos sus miembros trabajan de manera ejemplar y es por ello que son uno de los mejores grupos de desarrollo de la región.

P: La despoblación es uno de los problemas más preocupantes a los que se enfrentan diferentes zonas de nuestro país y especialmente nuestra región y nuestra provincia. Es por ello que, recientemente la Diputación Provincial realizaba un informe sobre la despoblación junto a RECAMDER, en el que Ballesteros aparecía como uno de los 8 pueblos de la provincia con mayor riesgo de desaparecer a causa de este fenómeno. ¿Cómo ven este dato desde el Ayuntamiento? ¿Qué medidas se tomarán al respecto?

R: Sin duda, es un tema que nos preocupa especialmente, ya que Ballesteros lleva perdiendo población desde hace décadas, en los años 60 superábamos los 1.700 habitantes y en la actualidad tenemos 380. ¿Por qué bajamos población? Porque aquí la edad media por habitante es muy alta, tenemos mucha gente mayor y mueren todos los años 12 o 14 personas, mientras que la tasa de natalidad es muy baja, con uno o dos nacimientos al año. Algo a lo que hay que sumar el cierre del Aeropuerto en la última década, ya que no solo teníamos más población, sino que daba mucha vida nuestro pueblo y fomentaba la economía de la zona.

Las medidas van encaminadas de atraer población al municipio, sin embargo, el Ayuntamiento no tiene posibles para “regalar” una casa, pero sí para ceder el terreno y no cobrar el IBI durante 5 años a quienes adquieran una casa en Ballesteros. Vivir aquí, no solo es mucho más tranquilo, sino mucho más económico que hacerlo en otras zonas más pobladas, por ello, queremos animar a que las administraciones también se sumen y podamos conseguir que venga gente joven y matrimonios con niños.

P: Sobre el Aeropuerto, ¿cómo cree que le beneficiaría a la localidad? ¿Qué supondría para Ballesteros esta reapertura?

R: Las perspectivas de movimiento serían grandes y favorables, ya que no solo los trabajadores podrían establecer su vivienda aquí, sino que su apertura sería una inyección de vida para Ballesteros de Calatrava, con una gran dinamización y movimiento en bares y comercios de la localidad.

Además podríamos aumentar el número de puestos de trabajo, puesto que tenemos prioridad en empleo, al igual que Cañada de Calatrava y Villar del Pozo, gracias a los convenios de impacto ambiental. Los tres municipios afectados pondremos además en marcha una fundación para impulsar desde ahí diferentes proyectos que beneficien a nuestros habitantes. Además, vamos a facilitar desde el ayuntamiento cursos cualificados de formación y de idiomas, para que se pueda aumentar la posibilidad de encontrar empleo, tanto dentro del propio aeropuerto como en las empresas auxiliares que se instalen a su sombra.