Miguel Ángel Valverde: “El camino ha sido duro y muy largo, pero también ha sido muy fructífero”

  • El presidente de la Asociación para el Desarrollo del Campo de Calatrava hace un balance de los últimos años y pone en valor la necesidad de reforzar la identidad común entre los 15 municipios que componen la comarca.

P: ¿Cómo resumiría los casi 20 años que la Asociación para el Desarrollo del Campo de Calatrava lleva en marcha?

R: Cuando se empezó a gestar, en el año 2000, teníamos en mente aprovechar las muchas potencialidades que presentaba la comarca, ya que hasta la fecha había caminado de una manera dispersa e individualista, pueblo a pueblo. Para ese fin, pretendíamos aprovechar los fondos de ayuda a los grupos de acción local, por lo que fuimos reconocidos como tal por muchas de las singularidades que presenta el territorio tanto geográficas, históricas como patrimoniales.

Un punto de inflexión fue en 2004, cuando yo ya estaba al frente, en el momento que presentamos a la sociedad “Parque Cultural Calatrava”. Con el consenso de todos los municipios, queríamos elaborar un proyecto ligado a tres sectores estratégicos: la cultura, siendo este el eje aglutinador; el sector agroalimentario y el turismo. Todo con la idea fundamental de generar una identidad comarcal que, hasta el momento, no teníamos reconocida.

Por aquel entonces no existía ninguna figura de calidad reconocida para nuestro aceite, ni para el vino, ni para algunas de nuestras tradiciones como la Semana Santa. En este sentido, nos planteamos que necesitábamos otras fuentes de financiación, recurriendo a actores y socios tanto públicos como privados, sin cambiar, como era lógico, el objetivo final que queríamos alcanzar. Había muchas cosas por hacer, que con mucho esfuerzo y con un proyecto serio y riguroso, se han ido consiguiendo a lo largo de todos estos años. El camino ha sido duro y muy largo, pero también ha sido fructífero. Una evolución muy positiva, aunque, más lenta de lo que nos hubiera gustado.

Pasados todos estos años, creo que el proyecto está muy consolidado y somos un referente respecto a la manera de hacer las cosas. Hemos sido capaces de trasladar la voluntad de consenso que siempre ha tenido la mancomunidad al conjunto de los miembros y socios de la asociación, y eso nos ha ayudado mucho a que el sentimiento de unidad y de identidad  se haya conseguido interiorizar en la mayoría de la población. Hasta el punto de que, lo que al principio eran resistencias de muchos de los sectores, ahora es voluntad, y por tanto, a partir de ahora resulta mucho más fácil sacar adelante todo este proyecto.

No cabe duda de que un proyecto común de puesta en valor de nuestro territorio es mucho más beneficioso para cada una de las partes de la comarca si todos los municipios se implican en él, independientemente del tamaño de su población o sus componentes sociológicos.

P: ¿Cómo se plantea el futuro para la Asociación?

R: Ahora nos toca dar más pasos en la mejora de la gestión de todo el trabajo que hemos hecho durante todos estos años. Actualmente, estamos en el mejor momento para poder sacar un mayor rendimiento de todo esto. Hay objetivos que no cambian. El refuerzo de la identidad comarcal es algo que no tenemos que abandonar, no solo mantener sino consolidar y reforzar. Independientemente de la singularidad de cada municipio, tenemos que ser capaces de que la identidad de pertenencia a una comarca tan relevante histórica, geográfica, culturalmente llegue a todo el conjunto de nuestra población. Es algo que nos beneficia a todos y por tanto, debemos seguir trabajando en ello.

Además, tenemos mucha ilusión con varios convenios de colaboración que próximamente pondremos en marcha. Uno de ellos está relacionado con la presencia e influencia de las órdenes militares en todo nuestro territorio,  y el otro tiene que ver con el “arqueoturismo”. Es un proyecto ligado a los yacimientos arqueológicos, en el que estamos participando junto con otras zonas de España. Algo que no podíamos dejar escapar, puesto que el Campo de Calatrava es el territorio de España que cuenta con más yacimientos de diferentes épocas históricas.  

P: ¿Cuáles son esos puntos claves con los que cuenta el Campo de Calatrava, pero que aún hay que reforzar?

R: Consolidar y reforzar el grado de conocimiento no solo de lo que somos sino de lo que ofrecemos en esta comarca es el reto al que nos enfrentamos en los próximos años con el Parque Cultural Calatrava.

Este año ha sido muy importante para el impulso de nuestra asociación, no solo porque hayamos puesto en marcha de manera oficial este proyecto de Parque Cultural en FITUR, sino por la imagen que hemos sido capaces de proyectar de productos turísticos dentro de esta estrategia, como es el caso de la Ruta de la Pasión Calatrava, que cada año visitan más de 100.000 personas.

El turismo sí que puede ser un sector clave, pero no el único. Siempre hemos pensado que una comarca bien revalorizada va a traer beneficio a todos los sectores económicos, porque si somos capaces de implantar una marca de calidad en todas las actividades económicas, podremos ser capaces de que Calatrava sea sinónimo de calidad territorial.

Nos queda seguir reforzando la unidad en torno a la comercialización de productos, para que otros productos hortofrutícolas, como puede ser la cebolla de Bolaños, tengan reconocida una marca de calidad que les relacione con Calatrava como ya la tienen el aceite, el vino o la berenjena. Todo este esfuerzo a favor de la calidad de un territorio puede ser también un anclaje para atraer más actividades económicas a la comarca y, de este modo, conseguir fijar también población en ella, ya que aunque en menor medida que otras zonas, nuestra comarca también sufre el fenómeno de la despoblación.

P: ¿Qué  se ha logrado durante estos años con el programa LEADER?

R: Los programas de desarrollo rural LEADER han sido una herramienta de apoyo, sobre todo para dar los primeros pasos y, fundamentalmente, para generar una identidad comarcal y proyectar nuestro territorio. Pero no estamos hablando de cantidades económicas importantes, porque es una media de 4 millones de euros por cada período, por lo que esa insuficiente cantidad, junto con la excesiva burocracia hacen que no siempre sea posible llevar a cabo todos los proyectos que desearíamos.

Sin embargo, nos han servido para aprovechar esos recursos para promocionar, poner en valor y difundir el territorio porque se han hecho en base a un plan estratégico previo con unas líneas de acción muy concretas. Es poco dinero pero muy bien aprovechado, ya que no hemos hecho un reparto proporcional al número de habitantes o al número de municipios, como se han hecho en otros territorios, sino en base al plan estratégico, es decir, que solo hemos aprobado proyectos presentados por iniciativa privada o pública que casaban con nuestra estrategia. Lo cual nos ha dado credibilidad.

P: Algo que también se verá reflejado en el futuro Portal de Transparencia en la web. ¿Por qué se ha decidido dar este nuevo paso?

R: Con su implantación queremos que todo lo que hacemos sea conocido y que nadie tenga ningún tipo de sospecha sobre porque se toman las decisiones que se toman. Nuestro modelo a seguir y nuestras prácticas será también un ejemplo y una referencia para el exterior. Como creo que, como estamos haciendo las cosas bien, podemos presumir de ello.