Alicia Sánchez: “Este proyecto es un sueño para gente como yo que hemos regresado al pueblo y nos hemos reencontrado con nuestras raíces”

Después de salir con 18 años del pueblo para estudiar y buscarse la vida, como tantos jóvenes, y de trabajar para una multinacional en Reino Unido en proyectos internacionales, Alicia Sánchez decidió tomarse un año sabático que se convirtió en los cinco que lleva recorriendo el mundo y viviendo en una furgoneta.  Tras el confinamiento y por motivos familiares, regresó a su pueblo natal, Bolaños de Calatrava, donde se ha visto inmersa en el proyecto ‘Vi-viendo Calatrava’ que nuestra Asociación ha puesto en marcha este verano para dar a conocer a las gentes y sus historias personales, las tradiciones, patrimonio, cultura y modo de vida de una comarca mágica

Alicia Sánchez, más conocida como "Lis", nació en Bolaños de Calatrava y a los 18 años salió del pueblo, como tantos jóvenes que se marchan en busca de oportunidades, para crecer, formarse y ampliar su campo de visión, sin saber cuándo regresaría. Se fue a estudiar Ingeniería Industrial y tras especializarse después en un doble grado en materiales, empezó a trabajar en Reino Unido para LandRover. “Yo era una joven promesa de la ingeniería y de hecho empecé a coordinar un proyecto internacional y a recorrer el mundo, con una posición y un sueldo que para una joven como yo, a la que nadie le ha regalado nada, era como vivir un sueño”. Un sueño que no se detenía ahí, empezaba.

En aquel momento lo tenía todo, un buen sueldo, posibilidad de crecer laboral y personalmente y de viajar, algo que siempre la ha motivado. Sin embargo, no viajaba de la manera que ella quería. “Pasé por  los mejores hoteles y restaurantes pero sin conocer a la gente y las ciudades a las que iba, así que decidí cogerme un año sabático para viajar y se lo trasladé a la empresa”. Cinco años después, esta bolañega ha seguido recorriendo el mundo con su mochila y los últimos tres años en furgoneta. “Cada tres meses cambio de sitio, colaborando con proyectos sociales y de integración, ayudando en ecoaldeas, desarrollando mi pasión por las malabares, el clown, la artesanía y la escalada”, explica.

La pandemia la pilló en Granada con su casa móvil, estudiando un curso de organización y desarrollo de eventos y profundización en el universo clown. El confinamiento lo pasó en su furgoneta, una aventura que “afortunadamente” ha podido compartir con su pareja. “Es colombiano y vino a verme unas semanas antes a Granada y el Estado de Alarma le pilló conmigo”.

A esta joven bolañega lo vivido en estos últimos meses le ha cambiado el rumbo. Por cuestiones familiares, regresó a Bolaños tras el confinamiento, a sus raíces, a una vida que había olvidado prácticamente. “Yo quería ayudar a mi familia y por ende cambié mis prioridades, vinimos mi pareja y yo y empezamos a buscar trabajo y mi sorpresa fue que los dos hemos acabado en un proyecto que es un sueño para cualquier persona como yo que hemos regresado con esta pandemia y nos hemos reencontrado con nuestros orígenes”.

Por su hermano, Alicia Sánchez se enteró que buscaban profesionales para el proyecto audiovisual ‘Vi-viendo Calatrava’que se pondría en marcha este verano. Fueron a por ello y ahora tanto Alicia como su pareja Stephan Cruz, forman parte, como director de Fotografía y asistente de Dirección y Producción, respectivamente, del equipo de siete jóvenes que dirige Marko Montana y que completan Antonio Funez, también de Producción, Álvaro Sánchez, Dani Rodríguez, el presentador de cada proyección y protagonista de los documentales; María Medina, la editora; Sergio Núñez y Gema Rubio, para dar a conocer los 15 pueblos de la comarca, mediante la realización de documentales muy humanos y cercanos de las poblaciones calatravas.

“Me siento muy identificada con el proyecto, porque refleja lo que a mí me pasó, que me fui a la ciudad y después de años por el mundo he vuelto, me he involucrado y me he vuelto a enamorar de lo que dejé atrás”. Estas semanas transcurren entre interminables rodajes, la búsqueda de espacios y protagonistas, risas, reuniones, repasos de guión, de mucha implicación y trabajo en equipo para sacar adelante cada corto-documental. “Todo el equipo está muy implicado, por amor al arte, a nuestra tierra y por mostrar lo que hay en nuestros pueblos. Es un sueño romántico y queremos hacerlo realidad”.

Los siete integrantes del equipo (cámaras, realizadores, dirección, producción, guionistas...) han redescubierto sus pueblos, su tierra y se han reencontrado con una comarca que tiene mucho que ofrecerles y ofrecer al exterior. “Aunque vamos siempre corriendo y con mucha prisa por grabar cada semana en un sitio, en los pueblos nos acogen, nos ayudan, nos facilitan todo el trabajo. Vuelves al pueblo y te vuelven las expresiones típicas y el acento, que parecía que se había quedado atrás, no tardas nadaen recuperarlo”.

Alicia Sánchez traslada su más profundo reconocimiento al trabajo que cada uno de los miembros de ‘Vi-viendo Calatrava’ está haciendo y su agradecimiento a la AD Campo de Calatrava por sacar adelante este proyecto y por permitir a los jóvenes talentos de la comarca poner su granito de arena en el reconocimiento de esta tierra. “Es muy bonito y lo ideal sería que no se acabara este verano, sino y poder seguir trabajando en este sueño. Nuestros pueblos tienen mucho que ofrecer. La gente tiene que saber situar a Ciudad Real y al Campo de Calatrava en el mapa, más allá del Quijote, somos Tierra de Volcanes”.